Noticias de Ultima Hora:
El Hospital de Poniente conciencia a la ciudadanía sobre los síntomas y la prevención de la insuficiencia cardiaca

El Hospital de Poniente conciencia a la ciudadanía sobre los síntomas y la prevención de la insuficiencia cardiaca

Con motivo del Día Mundial de esta patología, profesionales de Enfermería del Área de Medicina han instalado hoy una mesa informativa

 

El próximo día 9 de mayo se celebra el Día Mundial de la Insuficiencia Cardiaca. Con motivo de esta conmemoración, profesionales de Enfermería del Área de Medicina del Hospital de Poniente han organizado hoy una mesa informativa, dirigida a pacientes y acompañantes, para concienciar a la ciudadanía a cerca de la importancia de estar alerta ante los síntomas de esta patología y de cómo prevenirla.
 
El gestor de Cuidados del Área de Medicina del Hospital de Poniente, Francisco Reche ha señalado que “aprovechando la celebración del Día Mundial de la Insuficiencia Cardiaca queremos explicar a los pacientes que deben estar atentos a sus síntomas, ya que es una patología que a menudo pasa desapercibida y es importante diagnosticarla debidamente y que el paciente reciba el seguimiento y los cuidados adecuados”. Para ello, los profesionales van a hacer entrega de dípticos y material informativo y a atender las posibles dudas que pacientes, acompañantes y visitantes puedan plantear.
 
El Hospital de Poniente cuenta con una Consulta de Enfermería de Insuficiencia Cardiaca, a la que son derivados los pacientes tras el diagnóstico en consultas externas, tras un ingreso hospitalario o una atención en Urgencias. Francisco Reche ha explicado que “en esta consulta, se explica al paciente en qué consiste su enfermedad, cuales son los síntomas de una posible descompensación a los que debe estar atento y cómo actuar ante ellos”. A los pacientes se les facilita un número de teléfono al que pueden llamar para resolver dudas, solicitar una cita o pedir recomendaciones.
 
A través de esta consulta se ajusta la medicación de los pacientes para garantizar el efecto terapéutico y reducir al mismo tiempo los posibles efectos secundarios y se realizan recomendaciones para el seguimiento de un estilo de vida saludable, que ayude a reducir las complicaciones asociadas a la enfermedad. El principal objetivo es evitar los reingresos por la aparición de complicaciones asociadas a la enfermedad.
 
A lo largo de su primer año de funcionamiento, en 2018, se llevaron a cabo 281 atenciones en esta consulta, de las que 83 fueron de pacientes que acudían por primera vez, 200 fueron visitas de seguimiento, 11 para realizar ajustes en la medicación, y el resto para la realización de test diagnósticos y atención de llamadas telefónicas de seguimiento. En los cuatro primeros meses de 2019 se han realizado ya 143 consultas.
 
Enfermedad del sistema cardiovascular
 
El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos y es el responsable de hacer circular la sangre por el cuerpo para suministrar nutrientes y oxígeno a todos los órganos que nos permiten vivir (cerebro, riñones, hígado, músculos, etc.). La insuficiencia cardiaca es una enfermedad que se produce cuando cualquier alteración estructural o funcional del corazón afecta a su capacidad para llenarse o bombear sangre.
 
Sus principales causas son la isquemia y la hipertensión arterial (HTA) no controladas, (representando el 80% de los casos), mientras que el incumplimiento terapéutico es el principal factor desencadenante identificado.
 
En otras ocasiones, la causa puede ser el consumo excesivo de alcohol, la diabetes, enfermedades de las válvulas del corazón, enfermedades pulmonares o una infección por un virus entre otras.
 
Síntomas y prevención
 
Sus principales síntomas son la dificultad al respirar, el cansancio y la debilidad muscular, la aparición de edemas (hinchazón) en las piernas, mareos y pérdida de conocimiento.
 
Para combatir esos síntomas, es importante que los pacientes controlen su alimentación, con una dieta saludable, rica en frutas y verduras y con bajo contenido en sal. Los pacientes deben realizar ejercicio físico moderado de forma regular y controlar su peso. Se debe evitar el consumo de alcohol o tabaco y controlar periódicamente la tensión arterial y el pulso.