Noticias de Ultima Hora:
El Hospital de Poniente y la Policía Nacional se unen para luchar contra las agresiones a profesionales

El Hospital de Poniente y la Policía Nacional se unen para luchar contra las agresiones a profesionales

Más de 300 trabajadores del centro participan en los talleres formativos sobre medidas de prevención y actuación ante una situación de riesgo.

El Hospital de Poniente ha acogido una serie de talleres formativos para la prevención de agresiones en los centros sanitarios y sobre las medidas de apoyo a los profesionales cuando se produce una agresión. Las sesiones, en las que han participado más de 300 profesionales, han sido organizadas por el Área de Recursos Humanos de la Agencia Sanitaria Poniente e impartidas por el interlocutor sanitario de la Policía Nacional en la provincia de Almería, el inspector jefe Jesús Eladio Fernández.
 
En total se han desarrollado 7 sesiones formativas, en el Salón de Actos del Hospital de Poniente, en las que han participado un total de 327 profesionales de diversas categorías y unidades asistenciales.
 
La formación está dirigida a todos los profesionales del centro, con el triple objetivo de aprender a manejar situaciones de riesgo que pueden derivar en una agresión, impulsar medidas preventivas y actuar cuando se produce un ataque verbal o físico. A lo largo de los talleres, el interlocutor sanitario de la Policía Nacional ha recordado ante los asistentes al taller que los profesionales del Sistema Sanitario Público en el ejercicio de sus funciones son considerados como una “figura de autoridad”, por lo que gozan de una mayor protección jurídica y las agresiones físicas en su contra están penadas con entre seis meses y un año de prisión. Asimismo, las agresiones verbales que constituyan un delito de amenazas son castigadas don penas de multa.
 
Para que las autoridades policiales y jurídicas puedan actuar y puedan materializarse estas condenas, es imprescindible la interposición de la denuncia. El nuevo Plan de Prevención y Actuación frente a Agresiones de la Consejería de Salud tiene en sus objetivos lograr que el 100% de los profesionales agredidos denuncie, así como que se establezca una cultura de ‘tolerancia cero’ ante este tipo de conductas.
 
El inspector Jesús Eladio Fernández ha explicado ante los profesionales del Hospital de Poniente que “es importante notificar todas las agresiones que se producen, sean estas constitutivas de delito o no” y ha subrayado que “la Policía Nacional pone a disposición de los afectados la posibilidad de presentar una denuncia telemática y ratificarla posteriormente de forma física en la Comisaría”.
 
El interlocutor sanitario policial ha destacado “el excelente trabajo que lleva acabo la Asesoría Jurídica de la Agencia Sanitaria Poniente en la atención a los profesionales que presentan una denuncia tras una agresión”.
 
Nuevo Plan de Agresiones
 
La Consejería de Salud y Familias está trabajando en el diseño de un nuevo Plan de Agresiones, que incorporará un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y supondrá la habilitación de canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté solo momentos después de ser agredido.
 
El nuevo Plan incluirá novedades y mejoras al ya existente y vigente desde el año 2005, facilitando la atención psicológica durante el tiempo que sea necesario y el acompañamiento al profesional agredido a asistencia sanitaria si este así lo desea. Otra de las medidas que contempla el Plan es la simplificación de la tramitación burocrática, de manera que se pueda simultanear la cumplimentación de los documentos para evitar que el profesional tenga que recordar repetidamente lo ocurrido.
 
Una novedad más de este plan será la adopción de medidas dirigidas a la concienciación de los pacientes y usuarios con campañas informativas explicando cómo funciona el sistema sanitario andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional. Este desconocimiento lleva, en muchas ocasiones, a exigir cosas que sobrepasan el ámbito de actuación del profesional. Además, es fundamental que los ciudadanos tomen conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión.
 
La formación a los profesionales cobrará especial importancia y tendrá una doble vertiente. Por un lado, se diseñarán talleres y actividades incluidas en los planes de formación de los centros en los que los profesionales aprenderán a prevenir las agresiones y a controlar situaciones conflictivas; y por otro, recibirán formación sobre qué hacer cuando se produce una agresión.