Noticias de Ultima Hora:
Una escritura de compraventa de la  patrona de Berja es el ‘Documento del mes’ del Archivo Histórico

Una escritura de compraventa de la patrona de Berja es el ‘Documento del mes’ del Archivo Histórico

La Consejería de Cultura continúa el programa el “Documento del mes” en el Archivo Histórico con la exposición de una escritura notarial de compraventa de la imagen de la Virgen de Gádor, patrona de Berja. En esta ocasión, se ha seleccionado el documento teniendo en cuenta que se enmarca en la celebración de las Jornadas Europeas de Patrimonio, que se desarrollan con el lema “Arte y Ocio”.

La delegada territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Eloísa Cabrera, ha presentado esta mañana la citada escritura notarial realizada el 9 de diciembre de 1592 ante el escribano de Berja Francisco Ruiz y en la que Domingo de San Juan y Juan de Santa María venden al pueblo de Berja, representado por Bartolomé Sánchez Garrido y Juan Lorente, la imagen de la Virgen de Gádor.

Esta escritura forma parte de un protocolo notarial (conjunto de escrituras que realiza un notario durante un año) de uno de los más de 11.400 protocolos que se conservan en el Archivo, de Almería capital y de la provincia.

El historiador Antonio Campos Reyes, que ha intervenido como experto en la presentación de la escritura,  ha señalado que “frente a las leyendas piadosas que tradicionalmente relatan las apariciones de la más veneradas imágenes marianas, envueltas siempre en un halo de misterio y de intervenciones sobrenaturales y milagreras, la imagen de la Santísima Virgen de Gádor, patrona de Berja, cuenta con un documento excepcional que detalla pormenorizadamente sus orígenes de forma veraz, exhaustiva, e incluso podríamos decir que “legal”.

Según señala Campos Reyes, en la escritura pública se detalla cómo, en el año 1588, dos ermitaños de remota procedencia, Domingo de San Juan y Juan de Santa María, llegaron a Berja, y tras pedir limosna en la población, fundaron una ermita en el paraje de Pixnela, aprovechando las ruinas de un templo mozárabe. De este modo, “pusieron por insignia en la dicha ermita una figura de talla de Nuestra Señora con sus vestiduras de altura poco más de media bara de alto”, a la que dieron el nombre de Nuestra Señora de Gádor, por encontrarse al pie de la sierra homónima.

A los cuatro años de su llegada los ermitaños decidieron marcharse y vender la ermita con todos sus enseres -incluida la imagen de la Virgen de Gádor- al pueblo de Berja.  El contrato no sólo estipulaba el precio de la transacción (193 reales a la firma de la escritura y cuatro ducados más en agosto del año siguiente), sino que además establecía por parte de los ermitaños unas determinadas condiciones de cesión, entre las que destacaba el compromiso de los vecinos de Berja de que la imagen siempre permaneciese en aquella ermita.

Ha incidido Antonio Campos en que la imagen no fue adquirida por la Iglesia ni por el Concejo de la entonces Villa, “sino directamente por los vecinos, que con inusual prontitud la veneraron como patrona y se acogieron a ella como su especial protectora”. Para el historiador, “la escritura de compraventa de la imagen es, pues, un documento de excepcional valor no sólo para los hijos de Berja (que llegaron a encargar la representación de su firma en un bajo relieve del retablo de la patrona), sino para cualquier estudioso de la piedad popular y de la historia de las mentalidades, al representar una singular crónica del origen del culto a una de las más importantes advocaciones marianas de Andalucía”.

De este instrumento público existió una copia que guardaba el ayuntamiento de Berja, en virtud de su patronato municipal, la cual desapareció en la tercera década del pasado siglo XX. No obstante, el contenido exacto de la escritura era sobradamente conocido por los devotos, ya que había sido transcrito por el canónigo Francisco González en su novena de 1928, y también por el Padre Tapia en su Historia de la Baja Alpujarra, editada en 1966. No obstante, debemos al historiador Sánchez Ramos el haber localizado en el Archivo Histórico Provincial este documento hace ya algunos años.

Según el historiador, este “interesantísimo” protocolo “es un elemento clave para entender la génesis de una de las devociones marianas más importantes de la diócesis de Almería, que fue reconocida como tal en el año 2016 con el decreto del Papa Francisco en el que ordenaba su coronación pontificia, en atención a la acendrada y antiquísima devoción con que cuenta la imagen”.

El documento aparece reproducido parcialmente en la reciente obra del historiador virgitano Antonio Campos Reyes, que lleva por título “Nuestra Señora de Gádor Coronada. Compendio histórico de la devoción a la patrona de Berja”.