Noticias de Ultima Hora:
El Ejido celebra hoy el Día Internacional de la Mujer con la lectura de un manifiesto y la iluminación del Auditorio

El Ejido celebra hoy el Día Internacional de la Mujer con la lectura de un manifiesto y la iluminación del Auditorio

El Ejido se ha sumado hoy, 8 de marzo, a las conmemoraciones por el Día Internacional de la Mujer, con la lectura de un manifiesto y la iluminación del Auditorio de color morado. El acto ha tenido lugar en la Plaza Mayor con la presencia del alcalde de El Ejido, Francisco Góngora; la edil de Servicios Sociales y Mujer, Delia Mira; así como concejales del resto de grupos políticos que conforman la Corporación Municipal, a excepción de VOX.

Góngora ha recordado que “en las últimas décadas se ha avanzado mucho en derechos e igualdad, pero queda camino por recorrer, puesto que la discriminación continúa existiendo desde múltiples facetas”.

En cuanto a las acciones implementadas desde la Concejalía de Servicios Sociales y Mujer para conmemorar esta fecha, el primer edil ha explicado que “este año hemos querido profundizar, a través de nuestro Plan de Igualdad, y en colaboración con los centros educativos, en informar a los más jóvenes en la necesidad de hacer un buen uso de las redes sociales erradicando la violencia; en el acceso al mercado de trabajo de las mujeres; y en la igualdad de oportunidades, la conciliación y la corresponsabilidad”. Desde el Ayuntamiento “estamos firmemente comprometidos en esta igualdad, no solo a través del área de Servicios Sociales y el Centro de la Mujer, sino con una visión igualitaria desde todas las áreas de la gestión municipal”, ha apostillado el primer edil.

Estas actividades se suman a la campaña que ha puesto en marcha la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de El Ejido para celebrar este día, que contempla diferentes acciones dirigidas a los escolares de los centros de primaria y secundaria, encaminadas a prevenir la violencia en las redes sociales; la elaboración de un cuaderno didáctico en colaboración con la Diputación Provincial de Almería; el concurso ‘Melodía a las buenas relaciones’; además de material didáctico para padres y madres, una guía de actividades coeducativas para trabajar tanto en el ámbito de la familia como a nivel profesional. También se suma a esta programación la elaboración y emisión de un video bajo el título ‘Conciliar como deber nos iguala por derecho’.

El manifiesto, que fue consensuado en la Junta de Portavoces, ha hecho referencia a que “el Día Internacional de las Mujeres. Lejos queda ese 1911 en el que más de un millón de mujeres se manifestaron para exigir su derecho al voto, su derecho al trabajo, a ocupar cargos públicos, a la formación profesional y a la no discriminación y es largo el camino recorrido hasta llegar a este 8 de marzo de 2021. No podemos despreciar los avances conseguidos en la conquista de la igualdad real entre hombres y mujeres. El feminismo es una historia de éxito” dice Nuria Varela, pero los progresos no han sido lo suficientemente rápidos ni profundos; aún falta mucho por transformar hasta conseguir la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas”.

Hoy, que afrontamos una de las mayores crisis del siglo, hoy que la COVID 19 ha provocado una terrible conmoción en nuestras sociedades y economías y que hay quienes han aprovechado para poner la igualdad en el punto de mira, debemos impedir que esta crisis ahonde la brecha de la desigualdad”. El 8 de marzo de 2018 el país se paró para gritar BASTA! y alumbrar un mundo nuevo, libre de violencia machista, de desigualdad de trato, sin brecha salarial, para poner en el centro los cuidados y visibilizar que hay otras formas de consumo.

No se puede imaginar aún las consecuencias de esta pandemia, pero sin duda, y teniendo en cuenta la situación desigual de partida de las mujeres, los impactos negativos caerán en mayor proporción sobre ellas. Empezando porque la falta de corresponsabilidad en el hogar conlleva a que sean las mujeres las que se ven forzadas a reducir sus jornadas para cuidar de la infancia y las personas dependientes. Situación que se ha visto agravada por el cierre de centros educativos en el confinamiento y que perdura aún con la práctica desaparición de actividades extraescolares y la carencia de servicios públicos que ayuden a conciliar. Los datos del Instituto Nacional de Estadística lo confirman: el tiempo que las mujeres dedican a trabajos del cuidado y del hogar duplica al de los hombres. Ellas destinan 26,5 horas a la semana, frente a las 14 horas de ellos.

En Andalucía, la crisis derivada de la pandemia ha agravado esta brecha de género tal y como han puesto de manifiesto los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), que revela que el año 2020 cerró con una tasa de paro femenino del 27,27%, siete puntos por encima de la tasa de desempleo masculina.

Las mujeres continúan asumiendo la mayor parte del trabajo de cuidados y doméstico, un trabajo que remunerado supondría una contribución a la economía mundial de al menos 10,8 billones de dólares anuales, el triple si la comparamos con la de industria mundial de la tecnología. Si estos servicios se valoraran sobre la base de un salario mínimo por hora, equivaldrían al 14,9% del PIB español.

A la brecha laboral y social hay que sumar la brecha digital de género que colocará a muchas mujeres en desventaja frente a un futuro en que les resultará más difícil, y les tomará mucho más tiempo reincorporarse al mercado de trabajo, con las consiguientes consecuencias personales, económicas y sociales. Eso sin contar con la brecha de género en los contagios, denunciado por la propia ONU. Las desigualdades siguen funcionando a toda velocidad a lo largo de la vida de las mujeres, dándose por sentado que su carga genética va asociada al “Servicio familiar obligatorio”. Por eso cada día es más urgente un “Pacto por los cuidados”, un entrar tú para salir yo, una corresponsabilidad en los espacios públicos y privados, que “mis labores” pasen a ser “nuestras labores”, hacer el tránsito de la obligación de cuidar al derecho a ser cuidadas.

No basta con apelar a la corresponsabilidad de manera individual o social, urge impulsar cambios desde la base misma de la educación y que tanto las empresas como los servicios públicos se impliquen, tejiendo los mimbres que hagan posible pasar de la teoría a la práctica y abordar la construcción de un Sistema Estatal de Cuidados.

Los Gobiernos deben tomar medidas urgentes para construir una economía más humana y feminista, que defienda los derechos de toda la población desde la corresponsabilidad y adopte medidas de conciliación, invirtiendo en sistemas públicos de atención y cuidados que permitan mitigar la desproporcionada responsabilidad de las mujeres y las niñas sobre estas tareas. Legislar para proteger a las personas, mayoritariamente mujeres, que se ocupan del trabajo de cuidados. La agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible incluye entre sus objetivos estas demandas como un asunto prioritario del que depende el éxito global de su ejecución.

Si no se incorpora la lucha de las mujeres por la transformación social, no será posible prosperar en una economía de igualdad. Es fundamental escuchar más voces femeninas en la elaboración de políticas, buscar el equilibrio de género en la toma de decisiones para conseguir que se haga realidad el lema de ONU mujeres para este año “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”.

Conscientes del impacto de género provocado por la crisis de la COVID 19 y de las diferencias en las que ésta afecta a hombres y a mujeres, se quiere mantener el compromiso con la causa de la igualdad y continuar avanzando en políticas que impulsen la conciliación y la corresponsabilidad.

seguiremos trabajando día a día por alcanzar la igualdad real que haga posible una vida digna para todas las personas, teniendo muy presentes los municipios y sus gobiernos locales, las concejalías y delegaciones de igualdad y mujer, que han estado como siempre prestando su apoyo a la ciudadanía de mano de miles de colectivos y asociaciones de mujeres. Manifestamos la necesidad de sumar sinergias para conseguir un “Pacto por los cuidados” en el que todas las partes, administraciones, empresas y ciudadanía, adopten medidas para garantizar el derecho a la conciliación y el derecho al trabajo en condiciones de igualdad, en el que se desarrollen recursos y estructuras sociales que permitan el cuidado y la atención a personas dependientes.

Porque cuidar a quien lo necesita es un deber de una sociedad justa, solidaria y avanzada. Pero no es territorio único de las mujeres”.