Noticias de Ultima Hora:
El Hospital Universitario Poniente pone en servicio aseos adaptados para personas ostomizadas

Además de la disponibilidad de uso, facilitarán la formación e información de los pacientes que lo requieran.

El Hospital Universitario Poniente ha puesto en servicio dos aseos adaptados para su uso por parte de personas ostomizadas. Se han ubicado en la planta baja del centro, cerca de las consultas de Cirugía.

Para la puesta en marcha de estos nuevos aseos se han reformado los existentes en la planta baja, junto a la cafetería de personal, por ser los más próximos a las consultas externas de Cirugía y a la puerta principal de acceso al hospital. Las actuaciones de reforma han incluido trabajos de revestimiento, tanto verticales, como horizontales, remodelación de la iluminación, instalación de fontanería y la instalación de módulo especial para personas con ostomía, realizado en material resistente a hongos y bacterías, aséptico y de muy baja volatilidad a componentes orgánicos.

Estos nuevos aseos, para personas de ambos sexos, además de para su uso por parte de las personas ostomizadas que puedan acudir al hospital, se emplearán también para la formación e información de pacientes, con el objetivo de instruirles en el manejo, cuidado y limpieza del dispositivo asociado a su estoma.

La ostomía es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una apertura o estoma, en la pared abdominal, por el que paciente evacúa sus heces u orina. La mayor parte de ellas, en torno al 90%, están relacionadas con procesos oncológicos, aunque también pueden realizarse tras un traumatismo, un accidente, o como tratamiento para mejorar la calidad de vida de personas con enfermedades inflamatorias intestinales.

El Hospital Universitario Poniente cuenta con una Consulta de Ostomías, especializada en atender a estos pacientes y que les ayuda a solventar las dudas o dificultades que puedan encontrarse al reincorporarse a su actividad habitual.

La enfermera estomaterapeuta del Hospital Universitario Poniente, Montserrat Cabrera señala que “normalmente es un reto para el paciente, que ha de afrontar en primer lugar el cambio físico que supone tener ese orificio en su cuerpo y la bolsa a la que va asociado ese estoma y después aprender a manipularlo y adaptar su vida diaria a esta nueva situación”.

Durante la hospitalización posterior a la intervención quirúrgica, se educa al paciente en los cuidados básicos que debe llevar a cabo y se le dan una serie de pautas para adaptarse a la nueva situación. Posteriormente, tienen a su disposición dos sesiones semanales de la Consulta de Ostomías, en la que los pacientes son citados según sus necesidades, a demanda. El centro también dispone de una línea telefónica, para la resolución de dudas y periódicamente se organizan talleres de alimentación y cuidados básicos, para pacientes y cuidadores.