Noticias de Ultima Hora:
El Distrito Poniente enseña a prevenir golpes de calor en campamentos y escuelas de verano

Las enfermeras escolares advierten de la importancia de cumplir las recomendaciones en niños y recuerdan cómo se debe actuar


El Distrito Sanitario Sanitario Poniente de Almería, dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha iniciado una campaña informativa en campamentos, escuelas de verano y centros educativos adheridos a programas de refuerzo estival para incidir en la importancia de tomar precauciones frente al calor. Los menores son especialmente vulnerables a las altas temperaturas y es preciso cumplir con las recomendaciones sanitarias para evitar deshidrataciones, golpes de calor o insolaciones.

Durante la última semana, el Distrito Sanitario Poniente de Almería ha contactado con los responsables de más de 60 entidades, públicas y privadas, que actualmente desarrollan actividades con niños en horario matinal. “Las altas temperaturas que se están registrando nos obligan a ser especialmente cautos para combatir los efectos del calor. Es importante cumplir un conjunto de recomendaciones y precauciones que se deben tener en cuenta para evitar insolaciones y golpes de calor”, ha explicado la enfermera referente de centros educativos, Patricia Serrano. “Además, les animamos a hacer extensivo el mensaje a las familias de los menores, insistiendo en la importancia de cumplirlo tanto en el ámbito educativo como en el familiar”, ha señalado.

Esta campaña de información, que también se apoya en las redes sociales del Distrito Sanitario Poniente para aumentar su difusión, recomienda a los niños evitar la exposición directa al sol entre las doce del mediodía y las seis de la tarde y permanecer en instalaciones climatizadas o en zonas de sombra. Asimismo, se aconseja vestir con ropa clara y transpirable, aplicar protección solar y protegerse del sol con gafas y gorra. Fundamental es también beber agua de forma frecuente.

Los niños están considerados población vulnerable frente al calor. Su organismo se adapta más lentamente a los cambios. Además, la realización de ejercicio físico provoca que aumente la sudoración, la temperatura corporal y las dificultades para transpirar.En esta misma misiva, los sanitarios del distrito explican a los responsables de campamentos y escuelas de verano de la comarca qué es un golpe de calor y cómo actuar. En este caso, se aconseja colocar al afectado en un lugar fresco y ventilado, dar agua de beber si está consciente y avisar a los servicios sanitarios, en caso de que produzcan vómitos o pérdidas de conocimiento. Por último, se advierte sobre el riesgo de ahogamiento en menores durante el desarrollo de actividades acuáticas. “La mejor prevención es vigilar y enseñar a nadar a los niños cuanto antes”, se apunta.

Personas mayores

Desde el Distrito Sanitario Poniente de Almería, por otra parte, se pone de manifiesto la importancia de proteger del sol a las personas mayores de 65 años. Entre las recomendaciones que trasladan los sanitarios a este perfil poblacional, destaca la necesidad de evitar la exposición al sol entre las once de la mañana y las ocho de la tarde, beber dos litros de agua al día y descansar en un ambiente fresco, con ventanas y persianas bajadas durante las horas de más calor. Usar ropa suelta y cómoda, que no comprima ni el abdomen ni el tórax, ayuda también a evitar golpes de calor, así como sustituir las comidas pesadas por frutas y verduras. Es recomendable controlar la temperatura corporal de los mayores con duchas de agua fría y aparcar actividades cotidianas en otras épocas del año como regar macetas, cargar con la compra, revisar el huerto o pasear. Es preciso no realizarlas durante las horas centrales del día.

Los golpes de calor se manifiestan en forma de mareos, náuseas, vómitos y escalofríos. También se pueden registrar delirios, pérdida de conciencia o confusión mental. El organismo se calienta, los vasos sanguíneos se dilatan y se reduce la tensión arterial. Ante un golpe de calor, se aconseja trasladar al afectado a un lugar fresco, desabrocharle la ropa y mantenerlo en reposo con la cabeza elevada. Se recomienda humedecer nuca, frente y antebrazos con paños de agua fría y ayudar con un ventilador o con aire acondicionado a reducir la temperatura corporal.